Geoparque Mundial UNESCO

Nº27 – Cueva de Castañar

Geoparque Villuercas > Nº27 – Cueva de Castañar

LOCALIZACIÓN Y ACCESIBILIDAD

La Cueva se encuentra en la carretera que va desde Castañar de Ibor hacia el camping y pasa por el Centro de Interpretación de la Cueva de Castañar. Para acceder a la cueva se toma un sendero que sale de dicha carretera, muy cerca del Centro de Interpretación.

La cueva de Castañar, declarada Monumento Natural de Extremadura, es un ambiente de extrema fragilidad por lo que solo puede ser visitada bajo un estricto regimen de visitas. Para acceder a la visita guiada al interior de la cueva es necesario inscribirse en una lista según el procedimiento establecido por la Dirección General de Medio Ambiente.

El periodo de visitas se establece del 1 de Mayo al 30 de septiembre.
Las solicitudes de visitas serán aceptadas a partir del 1 de abril.

Si quieres hacer una visita virtual puedes hacerlo desde aquí.

Como alternativa es muy interesante la visita del Centro de Interpretación. Este centro dispone de reproducciones de los espeleotemas más característicos, una visita virtual a la cueva mediante una proyección 3D y paneles de interpretación de todos los elementos geológicos de la cueva y de su entorno.

ATRACTIVOS DE LA VISITA

La cueva es una cavidad con un impresionante y muy frágil universo de  espeleotemas (formaciones o estructuras que pueden encontrarse en el interior de una cueva como las estalactitas o las estalagmitas), de formas de gran belleza extremadamente finas y delicadas, y colores claros que contrastan con los tonos rojizos y oscuros de las pizarras y arcillas que los rodean, haciendo destacar aún más la belleza de las formaciones kársticas. La fragilidad de sus formaciones y el riesgo de alteración y destrucción de las mismas por visitas indiscriminadas, dio lugar a su declaración como espacio natural protegido en el año 1997 con la figura de Monumento Natural.

La gran variedad de formas de los espeleotemas y su mineralogía (aragonito, dolomita, huntita, magnesita, hidromagnesita y sepiolita) es lo que hace de la cueva de Castañar una cavidad kárstica única en el mundo. Tanto en la visita a la cueva como en la del Centro de Interpretación se puede apreciar esta variedad de espeleotemas que describimos a continuación:

– Coladas: son formaciones, generalmente de calcita, con grandes mantos que llegan hasta el suelo de forma escalonada y se formaron en zonas en las que el flujo de agua fue grande.

– Banderas o cortinas: se forman en las zonas de salida de agua a través de diaclasas o pequeñas fracturas, cuelgan de las paredes como velos y son esencialmente de calcita.

– Varillas: son formas verticales con morfología tubular que cuelgan del techo y tienen un canal central por donde gotea el agua. Son de aragonito o calcita.

– Estalactitas: similares pero mayores que las varillas. Son de calcita o aragonito.

– Estalagmitas: crecen desde el suelo, siempre que exista un goteo a partir de una estalactita. Su composición es calcítica y/o aragonítica.

– Columnas: se forman por la unión de estalactitas y estalagmitas.

– Formas fibrosas: son los espeleotemas más característicos de la cueva de Castañar. Son cristales aciculares de aragonito, aunque localmente pueden haberse transformado en calcita. Se desarrollan a partir de un punto central, formando agregados fibroso-radiales muy delicados llamados “flores de aragonito”, los cuales aparecen en el logo del geoparque.

– Moon-milk: es un tipo de espeleotema que por lo general se desarrolla sobre otros espeleotemas previos, en su zona más externa. Es un depósito globular de color blanco mate que puede tener un gran contenido en agua intercristalina. Los minerales fundamentales que lo forman en esta cueva son dolomita y magnesita.

Montaje con los diversos espeleotemas. 1. Estalactitas. 2. Estalagmitas. 3. Columnas. 4. Banderas. 5. Coladas. 6. Gours. 7. Lagos. 8. Varillas. 9. Fibrosos. 10. Gours (detalle). 11. Moon-milk. 12. Tapizados de fibrosos.

INTERPRETACIÓN GEOLÓGICA

La cueva de Castañar es una cavidad kárstica de reducidas dimensiones; se han topografía do unos 2.135 m distribuidos en salas y galerías que dibujan un entramado de oquedades de escasa altura que constituye la cavidad.

Salvado el desnivel de entrada, se localiza la galería principal, con una longitud de unos 180 metros, en la que se encuentran los primeros espeleotemas. Este pasillo o galería conduce a distintas salas denominadas Sala Nevada, Laberinto Este, Sala del Jardín, Sala Blanca y Sala Final, todas ellas localizadas en el sector oriental de la cueva.

Entre ellas, es la Sala del Jardín la que ofrece uno de los espectáculos más sorprendentes al visitante por la belleza, variedad y abundancia de espeleotemas que tapizan techos, paredes y suelo.

Desde la sala Nevada se accede asimismo a la zona occidental de la cueva compuesta por las salas de La Librería, Los Lagos, Roja, Laberinto Norte, Las Planchas, Laberinto Sur y Los Corales, en un recorrido circular hasta volver a la sala Nevada.

La cueva se desarrolla dentro de las rocas carbonatadas del Grupo Ibor, cuya edad es finales del Ediacárico (541 millones de años), al disolverse las rocas calcáreas magnésicas (dolomías –CaMg(CO3)2- y magnesitas -Mg(CO3)-), así como por los consiguientes colapsos de las lutitas y areniscas que las recubrían.

Por otra parte, la red de galerías de la cueva sigue la misma orientación de la estructura geológica del área, y la morfología de las distintas salas reproduce en cierta medida la forma “en cofre” de los plieges que afectan a estas rocas precámbricas.

El hecho de que la cueva se desarrolle sobre rocas carbonatadas muy ricas en magnesio hace que las aguas que circulan por la cueva sean también muy ricas en calcio y magnesio. Esto condiciona que los espeleotemas o formaciones típicas de una cueva (estalactitas, etc.) sean depósitos minerales calcáreos como la calcita y el aragonito. Formando parte del “moon-milk” se encuentran además minerales magnésicos como dolomita, magnesita, hidromagnesita y sepiolita.