Día 2: Guadalupe y La Villuerca

Geoparque Villuercas > El Geoparque en 3 días > Día 2: Guadalupe y La Villuerca

Guadalupe en la historia y La Villuerca en la Historia de la Tierra

Desayunamos en la Puebla de Guadalupe dejándonos persuadir por calles y casas en las que la arquitectura vernácula nos traslada al peregrinaje y a tantas historias de la historia de España. Nos proponemos la ascensión a un monte que nos presentará testimonios de los últimos 600 millones de años de la Tierra. Paseo por el corredor ecológico del rio Guadalupejo hasta el Arca del Agua, una obra hidráulica del siglo XIV, la ermita del Humilladero, las paradas geológicas de La Villuerca y el fabuloso mirador apalachense. Por la tarde, visita al Monasterio de Guadalupe y visita guiada por la Puebla.

Desde la cuna de la vida animal a la Edad Media

Villuercas-Ibores-Jara configura un geoparque en la Extremadura más oriental. Elevándose entre las cuencas del Tajo y del Guadiana, aparece como un macizo montañoso de sierras y valles paralelos que no es otra cosa que el resultado de los plegamientos de la corteza terrestre cuando los continentes convergieron para formar Pangea hace unos 300 millones de años. La erosión y el modelado fluvial han dado lugar a un paisaje de indudable belleza que ahora puede disfrutarse desde una variedad de sitios panorámicos. Las montañas nos revelan los primeros pasos de la evolución de la vida animal hace más de 550 millones de años mientras que sirven de refugio a una flora y fauna singulares. En ellas, los vestigios calcolíticos, romanos, árabes o medievales acompañan la magnificencia del Monasterio de Guadalupe, sirviendo de capítulos en el relato histórico y visitable de esta tierra.

¿Qué vas a descubrir en «El Geoparque en 3 días»?

Este itinerario toca experiencias memorables: la formación de las montañas y el relieve desde lo alto de La Villuerca, la magia de las formaciones kársticas en la cueva de Castañar, la evolución de la vida animal en los centros de visitantes de Cañamero y Navatrasierra, el pasado minero en Logrosán, la conservación de la flora y la fauna en Guadalupe, Castañar de Ibor y el Guadarranque y el legado histórico en Berzocana y en el Monasterio de Guadalupe.