Geoparque de Las Villuercas

La Cuna de la Vida Animal

Geoparque Villuercas > El Geoparque > Villuercas-Ibores-Jara > La Cuna de la Vida Animal

El origen y la radiación de los primeros animales

Actualmente en las crestas de Las Villuercas destacan los canchos y las paredes cuasi verticales de las cuarcitas armoricanas. Son, sin duda las rocas más visibles por ser las más resistentes a ese impresionante periodo de erosión y por lo tanto el testimonio del periodo Ordovícico, 200 millones de años más antiguo aún que el gran plegamiento hercínico. Lo que se plegó entonces eran los materiales que se habían sedimentado en el fondo marino hace quinientos millones de años y que conservan intactas las huellas de los trilobites que iban surcando las arenas dejando pistas que hoy denominamos “crucianas”. Esas arenas fueron cementándose pasando a convertirse en areniscas silíceas las cuales al estar presionadas por nuevos materiales que iban depositándose sobre ellas fueron haciéndose más densas y compactas transformándose en la roca dura que hoy conocemos como cuarcitas. Durante esta transformación las huellas de los trilobites no se han modificado y hoy podemos verlas impresas en las rocas cuarcíticas en distintos lugares de las sierras villuerquinas, casi por todas partes. No son los trilobites los únicos restos fósiles que encontramos en el geoparque, ni los más antiguos.

Villuercas – Ibores – Jara es también importante científicamente por otros fósiles cuya visión en los yacimientos es complicada por lo que es mejor conocerlos en los centros de interpretación.

Este geoparque es testigo de uno de los principales acontecimientos de la evolución de la vidCloudina carinataa: el origen y la radiación de los primeros animales. Algunos niveles de los estratos calcáreos depositados en el llamado Anticlinal del Ibor contienen fósiles del género Cloudina, característicos del período Ediacárico (635-542 millones de años). Cloudina carinata es el primer animal que genera un exoesqueleto mineralizado y es el precursor de la biomineralización generalizada que se produjo en los animales a principios del Paleozoico para que pudieran colonizar nuevos ambientes en los que alimentarse. Sin duda dio lugar a una fuerte expansión de la fauna marina que se ha recogido en el registro fósil como un gran evento de la evolución conocido como “la explosión biótica del Cámbrico”.

Los depósitos fósiles del geoparque hablan de ese suceso y del siguiente, la “gran radiación del Ordovícico” representada aquí por una abundancia excepcional de trilobites, braquiópodos, briozoos, equinodermos, moluscos (bivalvos y cefalópodos), y graptolites. Para conocerlos es mejor acercarse al Museo de Logrosán o al Centro de Interpretación de Cañamero y acordarse de que visitar Las Villuercas supone un compromiso con la conservación y que en modo alguno pueden recolectarse fósiles en el campo.