Geoparque Mundial UNESCO

Nº41 – Minas del Arca del Agua

Geoparque Villuercas > Geositios > Nº41 – Minas del Arca del Agua

LOCALIZACIÓN Y ACCESIBILIDAD

Esta obra hidráulica de siete siglos de antigüedad se encuentra a unos 6 Km. de la puebla de Guadalupe. Se accede bien por la carretera de Guadalupe a Navalmoral de la Mata y posteriormente por una pista forestal que parte del collado de la Ermita del Humilladero en dirección oeste.

ATRACTIVOS DE LA VISITA

Esta obra hidráulica cuenta con las siguientes partes:

Captación principal: Red de galerías de drenaje o “minas de agua”, excavadas en la vertiente sureste de La Villuerca, buscando los manantiales o “manaeros” que surgen de las fracturas de las rocas cuarcíticas y pizarrosas.

Almacenamiento: Las “minas” concentran el agua en un depósito abovedado de cañón ojival realizado con piedras graníticas, conocido como el Arca del Agua. Parte de ella está sobre rasante pero la parte ocupada por el agua se encuentra excavada en el terreno.

Tratamiento: Por decantación del agua captada en el Arca del Agua y en el “arquilla” anejo.

Conducción: Realizada con tubos cerámicos machihembrados que cuentan con varios “respiraderos” de fábrica, que eliminan el aire de la conducción y regulan la presión del agua hasta el núcleo urbano de Guadalupe.

Red de distribución hacia las numerosas fuentes del pueblo, huertas y Monasterio de Guadalupe.

INTERPRETACIÓN GEOLÓGICA

En las cercanías del pueblo de Villar del Pedroso el granito es de grano grueso, pero donde el Arroyo del Pedroso ha excavado su profundo cauce, el granito es de grano muy fino, tratándose de aplitas (“microgranitos”) muy resistentes a la erosión.

Se trata de rocas muy duras pero que se encuentran intensamente fracturadas por dos familias de diaclasas ortogonales (sistema de fracturas perpendiculares) y ello facilita la fragmentación en bloques y el encajamiento del Arroyo del Pedroso que busca su “nivel de base” en el foso del Tajo.

Sobre los granitos y sobre las pizarras precámbricas que hay entre Villar del Pedroso y el Puente del Arzobispo se desarrolla una cobertera de sedimentos de edad pliocena (hace unos 3,5 m. a.), constituida por cantos rodados de cuarcitas unidos por una matriz arcillosa rojiza que denominamos Rañas.