Geoparque Mundial UNESCO

Nº45 – Canchos de vadillo

Geoparque Villuercas > Geositios > Nº45 – Canchos de vadillo

LOCALIZACIÓN Y ACCESIBILIDAD

Los Canchos del Vadillo se encuentran situados en la margen izquierda del profundo valle del río Gualija a su paso entre las “cuarcitas armoricanas” del Sinclinal del Guadarranque-Gualija.

Se propone llegar hasta un mirador situado justo enfrente de estos Canchos y a un nivel superior en altura. Hay que tener en cuenta que sobre ellos anidan un buen número de buitres, por lo cual, procede una visión del conjunto garantizando la observación ornitológica y del paisaje sin que nuestra presencia altere la vida normal de estas aves.

Accesos: Partimos de la localidad de Peraleda de San Román por el camino de la Dehesilla que lleva al Gualija y a unos 800 metros del pueblo tomamos una desviación de la izquierda que nos llevará a las inmediaciones del Risco Sabino. Desde su collado descendemos siguiendo la pista forestal, ya en el valle del río Gualija, sin tomar ninguna desviación hasta que la pista termina. A partir de aquí hay que descender a pie para tener una buena visión panorámica de los Canchos del Vadillo. No conviene descender mucho porque nos encontramos en una zona de cuarcitas muy fracturadas que dejan, entre sus estratos, caídas verticales de varios metros por lo que hay que poner mucha atención

ATRACTIVOS DE LA VISITA

Los alrededores de los Canchos del Vadillo nos proporcionan otros atractivos para completar toda una jornada. También podemos visitar con anterioridad el geositio de San Román y la Mina Marialina, así como el Berrocal de Peraleda que se encuentra en el mismo entorno. Los bolos graníticos que encontramos antes de la subida al collado del Risco Sabino son remarcables y bien merecen una parada fotográfica. Desde este collado tenemos buenas panorámicas de La Jara Cacereña hacia el noreste (Anticlinal de Valdelacasa) y del Sinclinal del Guadarranque-Gualija hacia el suroeste, parcialmente cubierto por los depósitos terciarios de las Rañas del Planchón y de La Laguna.

Finalmente, uno de los mayores atractivos de los Canchos del Vadillo es su potencial ornitológico. Es una colonia que agrupa a las aves más representativas del roquedal cuarcítico, citándose aquí al águila real y perdicera, al buitre leonado, al alimoche, al halcón peregrino y otras de menor envergadura.

INTERPRETACIÓN GEOLÓGICA

Toda la zona se encuentra dentro de la aureola de metamorfismo de contacto con el batolito granítico del Berrocal de Peraleda de San Román, por lo que los materiales que se observan tienen un cierto grado de metamorfismo que afecta a las cuarcitas armoricanas, rocas que constituyen este inmenso farallón de más de cien metros de altura y que se extienden en ambas orillas del río Gualija durante más de ochocientos metros.

El terreno que estamos pisando desde el mirador combina estratos de conglomerados y areniscas que fueron depositados en las aguas someras de un mar del periodo Ordovícico, hace unos 485 millones de años.

Posteriormente, durante el periodo Carbonífero (~330 m.a.) una intrusión de magma granítico, cuyo resultado visible es el Berrocal de Peraleda, aportó la presión y temperatura suficiente como para alterar la composición mineralógica y estructural de todas estas rocas procedentes de los depósitos marinos ordovícicos. Este fenómeno de metamorfismo de contacto ya ha sido explicado en el geositio 34 “Contacto Metamórfico”. En el mapa geológico se ha dibujado una flecha blanca que indica la dirección en la que se observan los Canchos del Vadillo desde el mirador.