Geoparque Mundial UNESCO

Nº16 – Sierra de la Madrila

Geoparque Villuercas > Geositios > Nº16 – Sierra de la Madrila

LOCALIZACIÓN Y ACCESIBILIDAD

La Sierra de la Madrila se encuentra al norte de la población de Cañamero y se accede fácilmente con vehículos por la carretera de Cañamero a Berzocana. Se llega a una rotonda situada en el puerto entre ambos municipios y después nos dirigimos hacia Navezuelas, a unos pocos metros a la derecha parte un viejo camino carretero que nos conducirá a esta Sierra, al valle del río Ruecas y hasta Guadalupe.

ATRACTIVOS DE LA VISITA

Además de los lugares anteriormente citados, observaremos en algunos crestones cuarcíticos de la Sierra de la Madrila excelentes ejemplares de Crucianas, icnofósiles originados por la reptación en un fondo marino de los Trilobites, así como huellas tubulares de gusanos arenícolas, ambas del periodo Ordovícico (hace unos 480 m. a.) de la era Paleozoica.

En la ladera oriental y muy cerca de la cúspide puede visitarse el llamado Cancho de la Burra, donde observaremos numerosas pinturas rupestres esquemáticas de tonalidades rojizas y blancas, pinturas que fueron realizadas por pastores y cazadores del periodo Calcolítico, hace unos 3.500 años, siendo muy abundantes en casi todas las covachas y abrigos de las cumbres y laderas del valle del río Ruecas.

Sea respetuoso con los valores paleontológicos y arqueológicos y no olvide que no debe recoger material excavando o extrayendo de cualquier manera. En primer lugar, ese material queda fuera de su contexto por lo que pierde su valor. Además, disminuir el patrimonio geológico o paleontológico de una zona determinada va en contra de sus posibilidades de desarrollo y, finalmente, es un hecho perseguido por la Ley.

En la falda de la Sierra de la Madrila se encuentra el Centro de Interpretación de la ZEPA de Villuercas y Valle del Guadarranque, una de cuyas salas está dedicada al Geoparque. Muy cerca de este centro está la Cueva de la Chiquita o de Álvarez, un santuario rupestre con pinturas esquemáticas del hombre del Calcolítico, y las piscinas naturales del río Ruecas.

INTERPRETACIÓN GEOLÓGICA

En las cresterías de la Sierra de La Madrila se observan las cuarcitas armoricanas en estratos casi verticales, y junto a ellas otras cuarcitas de menor potencia, alternantes con finas capas de pizarras, ricas en icnofósiles, (estratificación tipo flysch). Estas rocas cuarcíticas pertenecen al flanco occidental del Sinclinal de la Garganta de Santa Lucía – Río Ruecas. Las cuarcitas están bastante fracturadas, lo que permite la infiltración del agua a grandes profundidades que finalmente se drena a través de la “Fuente de La Madrila”.

Desde el Risco Viejo situado en esta misma sierra se observa una formidable panorámica, con la amplia y monótona penillanura de rocas precámbricas (pizarras y grauvacas); el bloque elevado de Garciáz, el batolito granítico de la Sierra de San Cristóbal, en Logrosán. Hacia oriente observamos el Sinclinal del río Ruecas, con la presa y el embalse del Cancho del Fresno; y hacia el sur, en la lejanía, las plataformas sedimentarias que constituyen las Rañas de Cañamero y de Logrosán.