Geoparque Mundial UNESCO

Itinerario Geológico de La Villuerca

Geoparque Villuercas > Itinerarios Geológicos > Itinerario Geológico de La Villuerca

La ruta parte de la localidad de Cañamero y se dirige al noreste, remontando la ría Ruecas primero y superando la Sierra del Águila después, para terminar, descendiendo hasta la Puebla de Guadalupe y su monasterio, una de las joyas nacionales de la arquitectura mudéjar y centro espiritual de la región.

Es un itinerario de montaña, una ruta clásica de senderismo que utiliza el antiguo camino de herradura que unía las localidades de Guadalupe y Cañamero, y que entraña cierta dificultad para practicarla por algunos de los desniveles que presenta y por el paso de pedreras; no obstante, recorre algunos de los parajes más bellos de la Sierra de las Villuercas y no defrauda a quienes se deciden a recorrerla. Ya en sus inicios, apenas abandonada la localidad de Cañamero, la ruta se adentra en el cañón del río Ruecas, donde se pueden visitar las pinturas rupestres de la cueva de Álvarez (o de la Chiquita), además de darse un buen baño en las zonas habilitadas para tal fin, entre una exuberante vegetación de ribera donde predomina el bosque de galería de alisos (Alnus glutinosa). Superado el tramo del embalse del Cancho del Fresno, cuando el camino se torna en senda y pica hacia arriba, se adentra entre bosques de pino rodeno (Pinus pinaster) hasta llegar al Collado de la Era del Pico Agudo, donde la vegetación cambia a espesos bosques de castaños (Castanea sativa) y roble melojo (Quercus pyrenaica). Es en este lugar donde se encuentra el conocido castaño El Abuelo, un árbol centenario que marca el inicio del descenso hasta la ermita de Santa Catalina, desde donde se aprecian unas vistas inmejorables del valle del Guadalupejo y del monasterio y la Puebla de Guadalupe, objetivo final de la ruta.

Durante todo el recorrido es posible observar grandes rapaces en vuelo como buitres leonados (Gyps fulvus), águilas reales (Aquila chrysaetos) o perdiceras (Hieraetus fasciatus), e incluso las tímidas cigüeñas negras (Ciconia nigra), además de numerosas aves forestales como oropéndolas (Oriolus oriolus) o trepadores azules (Sitta europea).