Geoparque Mundial UNESCO

Nº35 – Magnesitas

Geoparque Villuercas > Nº35 – Magnesitas

LOCALIZACIÓN Y ACCESIBILIDAD

Los mejores afloramientos de calizas dolomíticas con magnesitas se localizan en la carretera nacional de Navalmoral de la Mata a Guadalupe (EX-118), a unos 2 km al norte de Navalvillar de Ibor.

La parada en coche no es fácil, aunque hay una pequeña entrada a la derecha de la carretera (si se va en dirección sur). Ahí se puede dejar el coche, cruzar la carretera ¡con mucho cuidado! y realizar las observaciones pertinentes.

ATRACTIVOS DE LA VISITA

En este punto se pueden observar diversos tipos de depósitos:

1) Depósitos detríticos y sus estructuras sedimentarias.

2) Las dolomías, sus rasgos iniciales (laminación, cantos planos,…), su aspecto cristalino y el aspecto marrón y granudo que presentan por meteorización química.

3) Las magnesitas, que son el objetivo fundamental de este punto. En el afloramiento de la carretera se ve cómo una masa de cristales grandes (mm) y de color marrón va entrando por las fracturas y los planos de estratificación de las dolomías (de color gris) y las van sustituyendo. Los cristales grandes son de magnesita y están reemplazando a los cristales más pequeños de la dolomía gris. En este punto se aprecia nítidamente lo que se puede denominar frente de reemplazamiento, en este caso frente de magnesitización.

Además, hay que señalar que en estas rocas dolomíticas con magnesitas es donde se va a formar la cueva de Castañar. El hecho de que sean rocas muy ricas en magnesio es lo que condiciona la gran variedad mineralógica y morfológica de los espeleotemas de esta cueva.

INTERPRETACIÓN GEOLÓGICA

Las magnesitas se encuentran en la parte central del Anticlinal del Ibor-Guadalupe Toda la bóveda del anticlinal desapareció por erosión dejando en la superficie los materiales más antiguos depositados durante el periodo Ediacárico (630 a 542 Ma). Se trata de un conjunto de depósitos detríticos de pizarras, areniscas y grauvacas.

Las estructuras sedimentarias de arenas, limos y arcillas que lo acompañan han permitido interpretar estos depósitos como sedimentos marinos someros, depositados en una plataforma mixta de carbonatos junto con materiales más silíceos (arenas, limos y arcillas). El rasgo más notable es la presencia de fósiles de Cloudinas.

Cloudina carinata es el primer animal que genera un exoesqueleto mineralizado y es el precursor de la biomineralización generalizada que se produjo en los animales a principios del Paleozoico para que pudieran colonizar nuevos ambientes en los que alimentarse y reproducirse.

Sin duda dio lugar a una fuerte expansión de la fauna marina que se ha recogido en el registro fósil como un gran evento de la evolución conocido como “la explosión biótica del Cámbrico”. En esta zona en la que nos encontramos, el calcio de las dolomías ha sido reemplazado por magnesio originando magnesitas.