23-LA IGLESIA DE SAN PEDRO DE VILLAR DEL PEDROSO

Geoparque Villuercas > Sitios Culturales > 23-LA IGLESIA DE SAN PEDRO DE VILLAR DEL PEDROSO

Estamos a los pies de uno de los mejores miradores que existen en el Geoparque Mundial de la UNESCO Villuercas-Ibores-Jara: el farallón granítico sobre el que se alzaba el castillo árabe, posteriormente de la Orden de Alcántara, cuyos restos se mantienen en pie y del que toma el nombre la localidad. En la base de esta imponente ubicación se sitúa la iglesia de Nuestra Señora de la Peña (el nombre no puede ser más explícito), uno más de los muchos e importantes ejemplos del estilo mudéjar existentes en este territorio.

La Iglesia de Santa María de las Peñas o Parroquia de la Virgen de la Peña, como también es conocida en el lugar, es un templo construido en su mayor parte con fábrica de mampostería y piedra, aunque posee elementos, como el remate del campanario o los arcos de entrada y ventanas, en los que se recurrió al ladrillo. Esta combinación de materiales es típica del estilo mudéjar (en el que confluyen las tendencias de los reinos cristianos de la península con la tradición constructiva de los musulmanes que quedaron bajo el dominio de aquellos), sobre todo en lo que se refiere a arquitectura religiosa.

En su diseño y en su imagen está presente el patrón del mudéjar extremeño, con paramentos sencillos y sin apenas vanos. Se puede apreciar un influjo del mudéjar guadalupense que, impulsado con el auge de los jerónimos en el Real Monasterio, extendió su área de influencia a toda la zona del actual Geoparque.

Esta iglesia está datada en torno a finales del siglo XV y principios del siglo XVI y consta de una única nave central rematada con una cabecera poligonal sobre elevada. En este tipo de construcciones es típica la ausencia de contrafuertes en los muros laterales ya que, al resolverse la cubierta de las naves centrales con techos de madera, no eran necesarios.

En el exterior, en el lado izquierdo de la nave central, el lado del evangelio, se levanta la torre, con sección cuadrangular. En la fachada se puede apreciar una hermosa portada de ladrillo, con arco carpanel y baquetones de trazado gótico. Como remate, aparece una moldura conopial, rodeada por un alfiz (elemento decorativo que enmarca el vano de una puerta). El estilo de esta portada, uno de los mayores atractivos de la iglesia, es gótico-mudéjar. Esta fachada, además, cuenta con unas tongadas o capas superpuestas de ladrillo entre la entrada y las esquinas de la torre. En el interior, la nave central está formada por una sucesión de grandes arcos de medio punto y en uno de sus extremos se encuentra el modesto coro, elevado sobre otros tres arcos menores. En uno de los laterales de la nave central existe un pequeño altar con ricas azulejerías de estilo renacentista, que muestran referencias al culto mariano además de diversa iconografía.

Cerca de la iglesia se conserva la picota de la villa. A diferencia de otras, tiene la peculiaridad de que el fuste es de ladrillo. En la parte superior se ven cuatro brazos de hierro forjado en forma de sierpes. Este monumento acredita el rango de villa que adquirió la población a finales del Medievo. Cada segundo domingo de septiembre los vecinos de Cabañas del Castillo celebran en este lugar la fiesta de la Virgen de la Peña. Todas las iglesias del término conformaban la Real Abadía de Cabañas, bajo patronazgo real. Su importante actividad se mantuvo hasta mediados del siglo XIX, cuando murió su último abad.